Novedades

14 de octubre de 2012

Al usar Facebook y Twitter se produce placer y ser más confiados




La liberación de oxitocina en nuestro cuerpo maneja parte de nuestros patrones sexuales, ayuda a la lactancia y funciona como neuro transmisor. Es llamada por algunos “la molecula del amor” o de los “mimosos” (esto debido a que se libera incluso con un abrazo y genera la sensación de cariño), pero no solo eso si no que confianza en las relaciones humanas, algo que será analizado con un poco mas de profundidad en líneas posteriores, resumiendo nos ayuda a ser un poco más felices.

Una investigación realizada por la universidad de Chicago, basada en un sondeo realizado a personas de entre 18 y 85 años, indica que resistir la tentación a ingresar a las redes sociales es uno de las cosas más difíciles de hacer.

"Lo que hace tan difíciles de resistir es su alta disponibilidad y la falsa sensación de que no cuesta tanto involucrarse en estas actividades", indico el doctor Wilhelm Hofmann, quien dirigió la investigación.

Investigadores de Harvard explicaron que las publicaciones sobre uno mismo producen el mismo placer que el sexo: "Son como dulces cerebrales", y esto es debido a la liberación de oxitocina.

El Doctor Paul J. Zak de la universidad de Claremont, analizando muestras de sangre antes y después de usar las redes sociales, llego a varias conclusiones interesantes: liberación de oxicotina (hormona del cariño), baja de niveles de tensión, baja en el estrés de las personas. 


La conclusión más sorprendente del estudio reciente de Pew Research Center, "Sitios de redes sociales y nuestras vidas," no es que el 80% de los estadounidenses utilizan regularmente Internet o que el 60% de los usuarios de Internet tienen una cuenta de red social - el doble del número en 2008, con la gran mayoría en Facebook (52%) y Twitter (33%). Tampoco es que la gente ha ido adquiriendo smartphones, uno de cada tres estadounidenses poseer uno. Más bien, es la idea de que Internet, en particular las redes sociales, generan confianza, y cuanto más tiempo pasas en ellos más confiado te vuelves. El informe expresa, "El usuario típico de Internet tiene más del doble de probabilidades que los demás, de poseer el sentimiento de confiar en la gente", Los usuarios regulares de Facebook son loa más confiados de todos. "Un usuario de Facebook que usa el sitio varias veces al día es un 43% más propensos que otros usuarios de Internet y más de tres veces más probabilidades que los no usuarios de Internet a pensar que se puede confiar en la mayoría de la gente". Es más, mientras que el estadounidense promedio tiene dos "confidentes de discusión" - personas que discuten asuntos importantes con usuarios de Facebook - que inician sesión en varias veces en un día promedio de 9% lazos más cercanos. Esto tiene implicaciones importantes, porque lejos de ser meramente un concepto sentimental rechazado en todas partes en un retiro zen, la confianza está en el corazón de nuestro sistema económico y social. Paul J. Zak neuroeconomista, profesor de la universidad de Claremont y autor del libro de próxima aparición, la molécula Moral: Economía vampiro y la Nueva Ciencia del Bien y del Mal, dice que la confianza es el lubricante que hace que las transacciones económicas sean posibles. No fue hasta que las naciones europeas podrían ponerse de acuerdo sobre los pesos y medidas estándar, lo que facilitó la confianza, que el comercio y el comercio floreció. Si bien puede decir "In God We Trust" en cada billete de dólar, lo que realmente estamos confiando es que este trozo de papel o una moneda -hoy en día a menudo una representación digital en una pantalla - vale lo que todos creemos que vale la pena. En su propia investigación, Zak y un coinvestigador encontró que los países con mayores niveles de confianza (Suecia, Alemania, los EE.UU.) tienen economías más fuertes que las que en el otro extremo del espectro (el Congo, Sudán, Colombia). "Donde hay más confianza, hay más prosperidad", dice Zak. Esta confianza también influye en lo que compramos. A 2009 Global Nielsen Online Encuesta de Consumidores estudio encontró que los consumidores valoran las opiniones de las personas que saben más, seguidas por comentarios en línea escritas por extraños o en comunidades en línea. Hay una buena razón para ello. Nosotros, los humanos están cableados para mezclar entre sí fuera de línea y presencial, y la web y sus plataformas como Facebook y Twitter que sea más eficiente que nunca. Eso es porque las relaciones virtuales pueden ser tan reales como las  verdaderas relaciones. La verdad es que todos estamos un paso más lejos de la realidad, vivir la vida a través del prisma de nuestra propia mente. Investigadores de la Universidad de Washington en St. Louis encontró cuando escanearon los cerebros de los lectores de ficción que reaccionaron como si en realidad estaban viviendo los acontecimientos de la historia.

Zak ha trazado gran parte de nuestro comportamiento a la oxitocina, un neuropéptido único que ha bautizado como "la molécula moral", ya que parece formar parte de nuestra mejor naturaleza. También conocida como la "hormona del cariño", la oxitocina es la misma sustancia química que forja ese vínculo inquebrantable entre madres lactantes y sus bebés. Las mujeres tienen un 30% más de lo que los hombres, pero los hombres tienen mucho, demasiado, y en una serie de experimentos que abarcan una década Zak ha vinculado oxitocina para todo tipo de conducta humana - desde la empatía a la generosidad de confiar. Y cuando creemos que alguien confía en nosotros, confiamos en ellos de nuevo, y esto altera nuestra conducta: nos hace más generosos, por ejemplo. En última instancia, la oxitocina es, Zak dice, el "pegamento social" que se adhiere familias, comunidades y sociedades a la vez que actúa como "Lubricante económico" que nos permite realizar todo tipo de transacciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Powered by Jasper Roberts - Blog